Una de las formas más simples de esteganografía, para la que hay muchos ejemplos antiguos, son los textos acrósticos, en los que se usa la primera letra de cada frase para formar un texto oculto.

Un acróstico célebre de la lengua española está formado por los versos que aparecen en el prólogo de La Celestina (1499), de Fernando de Rojas.

El silencio escuda y suele encubrir
Las faltas de ingenio en las torpes lenguas;
Blasón que es contrario publica sus menguas
Al que mucho habla sin mucho sentir.
Como la hormiga que deja de ir
Holgando por tierra con la provisión,
Iactóse con alas de su perdición:
LLeváronla en alto, no sabe dónde ir.
El aire gozando, ajeno y extraño,
rapiña es ya hecha de aves que vuelan;

A partir de este inocente pasatiempo, el abad alemán Johannes Trithemius (1462 - 1516) creó una completa disciplina que plasmó en su libro Steganographia [Trithemius1499, Trithemius1499archive] en el año 1499. Sin embargo, no lo hizo de una forma clara e instructiva, si no que ocultó sus conocimientos dentro de un texto en forma de tratado para la invocación de espíritus. Tal fue el éxito de Trithemius ocultando el objetivo real de su obra, que incluso hoy en día se debate si Trithemius fue un pionero en el arte de ocultar información o una especie de brujo renacentista. De hecho, en 1609 su manuscrito fue incluido en el Index Librorum Prohibitorum, una lista de publicaciones que la iglesia católica catalogó como libros perniciosos para la fe y que los católicos no estaban autorizados a leer. Una consecuencia de esto fue que la Steganographia de Trithemius no se tradujo a idiomas modernos hasta recientemente y no recibió el análisis histórico merecido. De hecho, todavía hoy es considerado por muchos un libro de espiritismo. Steganographia estuvo en el Index Librorum Prohibitorum hasta el 1900.

Trithemius nombró a este arte esteganografía (del griego στεγανος steganos, “cubierto” u “oculto”, y γραφος graphos, “escritura”), es decir, la escritura oculta o encubierta.

Cabe destacar que Johannes Trithemius es también autor de Polygraphia (1518), el primer tratado publicado de criptografía, donde se publicó lo que hoy conocemos como el cifrado de Trithemius,

Steganographia

El libro Steganographia consisten en tres volúmenes, aparentemente sobre magia, y más concretamente sobre el uso de espíritus para comunicarse a largas distancias. Sin embargo, desde la publicación, en 1606, de la clave de descifrado de los dos primeros volúmenes se sabe que en realidad se trata de un libro de criptografía (no usaremos la palabra esteganografía aquí, puesto que nació con el libro que nos ocupa). Hasta hace poco, se creía que el tercer volumen trataba únicamente aspectos mágicos, aunque finalmente se ha podido ver que contenían más contenido criptográfico: En 1996-7 Thomas Ernst y Jim Reeds, de forma independiente, descodificaron el tercer volumen.

Volumen 1

El primer capítulo del primer libro de Steganographia se titula “Operación y clave realizadas por el espíritu principal Parmesiel”. En este capítulo se nos introduce al uso de espíritus para la realización de comunicaciones a distancia. Valga un trozo de texto del libro para ver a qué nos enfrentamos. Concretamente, el inicio del primer capítulo:

CAPÍTULO I:

la clave y la operación está en manos del príncipe espiritual Pamersyel, anoyr madriel, con la ayuda de ebra sothean abrulges itrasbiel. Y nadres ormenu itules rablion hamorphiel. Al principio se les hace una propuesta con un exorcismo.

La operación de este primer capítulo es muy difícil y llena de peligro debido a la arrogancia y la rebelión de sus espíritus que no obedecen a nadie, salvo a él, que es el más hábil en este arte. Porque no solo desobedecen a los novatos y a los menos probados en este arte, sino que a menudo molestan y atacan con diversas ilusiones a quienes los presionan demasiado. Son maliciosos e indignos de confianza sobre todos los demás espíritus aéreos y no obedecen a nadie por completo a menos que se vean obligados por los ritos más poderosos. A menudo revelan infielmente a otros el secreto que se les ha confiado, ya que tan pronto como han sido enviados con sus cartas, vuelan y se precipitan sobre él a quien fueron enviados, completamente sin orden, como una mafia que huye de un país. batalla sin ningún líder. Enojados, se apresuran y, al llenar el aire con sus gritos, a menudo revelan los secretos del remitente a todos los que lo rodean. Aconsejamos, por lo tanto, que nadie que desee utilizar este arte los convoque, ni solicite su ayuda para nada crítico, ya que son insolentes y poco confiables, mientras que muchos de aquellos de quienes hablaremos más adelante pueden ser encontrados suficientemente benevolentes y lo harán. presentarse por sí mismos listos para obedecer. Pero si alguien quiere experimentar plenamente su insolencia y probar que lo que hemos dicho es cierto, hágale saber que debe observarse este método: deje que se prepare con una invocación del nombre divino, en el nombre del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, el papel en el que escribirá. A continuación, permítale escribir sobre ella cualquier narración simple y abierta que quiera, de modo que cualquiera que la lea pueda entenderla, ya sea en latín, su lengua materna o cualquier otro idioma. Y cuando se haya sentado a escribir, mirando hacia el Este, que convoque a los espíritus así:

Pamerſiel oshurmy delmuſon Thafloyn peano charuſtea melany, lyaminto colchan, paroys, madyn, moerlay, bulre † atloor don melcoue peloin, ibutſyl meon mysbreath alini driaco perſon. Criſolnay, lemon aſosle mydar, icoriel pean thalmō, aſophiel il notreon banyel ocrimos eſteuor naelma beſrona thulaomor fronian beldodrayn bon otalmeſgo mero fas elnathyn boſramothdiv.

Cuando él ha dicho esto, y ve que los espíritus se presentan listos para obedecer, puede continuar el trabajo comenzado. Pero si no han aparecido, que repita lo que se ha dicho tantas veces como sea necesario hasta que aparezcan, o que deje de hacerlo por completo para que los espíritus, con demasiada fuerza, no hagan daño al operador. Y cuando haya terminado de escribir la carta prevista, envíela con un mensajero a un amigo que esté probado en este arte. Cuando lo reciba, diga este conjuro:

Lamarton anoyr bulon madriel traſchon ebraſothea panthenon nabrulges Camery itrasbier rubanthy nadres Calmoſi ormenulan, ytules demy rabion hamorphyn.

Habiendo dicho estas cosas, pronto comprenderá tu mente por completo. Los espíritus se presentarán por su propia cuenta y gritarán de manera tal que, en general, los demás presentes también podrán percibir el secreto del remitente […]

No cabe duda, que un lector despistado que se encuentre con este texto, va a tomarlo irremediablemente por un libro de magia, espiritismo, brujería o similar. Un libro orientado, como en él se explica,al uso del poder de los espíritus para comunicar mensajes de forma secreta. Uno puede entender como, en su momento, pudo ser prohibido por la iglesia.

Sin embargo, como veremos a continuación, el libro de Trithemius contiene mucho más que conjuros y espíritus.

Veamos el supuesto conjuro que nos permite convocar a los espíritus. Si tomamos únicamente la segunda de cada par de palabras, y de esas palabras, tomamos únicamente la segunda letra de cada par, encontramos un mensaje oculto:

Pamerſiel oshurmy delmuſon Thafloyn peano charuſtea melany, lyaminto colchan, paroys, madyn, moerlay, bulre † atloor don melcoue peloin, ibutſyl meon mysbreath alini driaco perſon. Criſolnay, lemon aſosle mydar, icoriel pean thalmō, aſophiel il notreon banyel ocrimos eſteuor naelma beſrona thulaomor fronian beldodrayn bon otalmeſgo mero fas elnathyn boſramothdiv.

El mensaje, en latín, es el siguiente:

sum taly cautala it pryme lytore cuiuslybet diccionys secretam intencionem tuam reddant legenty

Que significa:

Ten cuidado las primeras letras de cada palabra le devuelven al lector el significado secreto.

A continuación el libro nos presenta un texto, que no voy a reproducir aquí, del que podemos extraer un mensaje usando la primera letra de cada palabra. El lector interesado puede encontrar el texto completo en la edición digital [Trithemius1499archive].

Cabe destacar que, tanto el mensaje introductorio, como el conjuro que debe realizar el receptor, contienen también un mensaje oculto similar. Lo dejamos como ejercicio para el lector que desee adentrarse en la esteganografía de Trithemius.

Llegados a este punto, y ya con una perspectiva del libro de Trithemius un poco más alejada de los espíritus y la magia, quizás podemos darle otro significado a sus palabras. De hecho, el texto está lleno de pistas que nos hablan de la seguridad del método propuesto, aunque siempre en referencia a los espíritus. Vemos, por ejemplo, que se habla del peligro debido a la arrogancia y la rebelión de operar con estos espíritus, o de que son indignos de confianza, que a menudo, revelan infielmente a otros el secreto que les ha confiado, o que Los espíritus […] gritarán de manera tal que, en general, los demás presentes también podrán percibir el secreto del remitente, entre muchos otros. Ahora, parece obvio, que Trithemius nos alerta del peligro de ocultar un mensaje con este método (usando la primera letra de cada palabra), pues puede resultar bastante sencillo, para un tercero, descifrar nuestro mensaje oculto.

Volumen 2

blah blah

Volumen 3

blah blah